El universo melty
Edición España
47790 jóvenes en línea

James Foley: ¿Debería seguir compartiéndose el vídeo de su decapitación?

El vídeo de la salvaje ejecución del periodista James Foley recorre las redes como la pólvora. Estados Unidos ha reconocido la grabación como verdadera y la familia del fallecido pide el cese de la visualización y difusión de la misma.

Por Elena Bueriberi.

James Foley tenía 41 años cuando el grupo terrorista ISIS ('Islamic State of Iraq and the Levant', en español 'Estado Islámico de Irak y el Levante') le arrebató la vida. No bastante con ello, un vídeo de su ejecución a sangre fría se difundía a través de la cuenta de Twitter de uno de los integrantes de la banda armada. A partir de ese momento, las redes sociales se convertían en un hervidero de imágenes, ya fuesen en movimiento o estáticas, de la decapitación del James Foley, periodista estadounidense desaparecido durante más de 2 años. Pero esta es la cuestión que planteamos desde meltyBuzz.es: ¿Deberían seguir compartiéndose estas imágenes?

James Foley, otra víctima inocente

Nació en 1973 en el seno de una familia de cinco hermanos, siendo él el mayor. Desde hacía cinco años se había dedicado a informar de los distintos conflictos armados en Oriente Medio, en países como Irak, Afganistán, Libia, y Siria, trabajando para el GlobalPost. Antes de comenzar su oficio como periodista, James había ejercido de profesor. El 22 de noviembre de 2012, fue forzado a punta de pistola a entrar a un vehículo. El periodista se encontraba al Noreste de Siria, cerca de la frontera con Turquía. El 20 de agosto se difundía el escalofriante vídeo de su decapitación por el grupo terrorista ISIS. La Casa Blanca ha reconocido la autenticidad de la grabación.

El morbo de una muerte

Tanto internautas en redes sociales como medios de comunicación han pecado de sensacionalismo al compartir de forma desmedida el brutal vídeo de la ejecución del periodista. Agencias de fotografía venden capturas del vídeo, diarios como el New York Post publicaban en su primera página el mismo, usuarios de Twitter compartían enlaces hacia el vídeo al completo. Todo el mundo habla de la crudeza de las imágenes, lo desagradable que es ser testigo de la muerte de un inocente y lo imposible que resulta no ver dichas imágenes. Sin embargo, el morbo pudo más que el niño que se tapa los ojos ante una escena de terror en una película de miedo, y la mayoría han pecado de entreabrir las manos para atisbar la escena entre los dedos.

  • "La portada del New York Post tan más gráfica y despreciable como esperábamos". - Dylan Stableford, redactor de Yahoo!
El mensaje de una madre, el dolor de una familia
  • "Nunca hemos estado más orgullosos de nuestro hijo Jim. Ha sacrificado su vida tratando de mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio. Imploramos a los secuestradores que dejen con vida al resto de rehenes. Como Jim, son inocentes. No tienen ningún control sobre las políticas del gobierno estadounidense en Irak, Siria o cualquier otra parte en el mundo. Agradecemos a Jim por todas las alegrías que compartió con nosotros. Fue un hijo, hermano, periodista y persona extraordinarios. Por favor, respetad nuestra privacidad en los días que siguen mientras lloramos y recordamos a Jim."

¿El bombardeo de imágenes explícitas es verdaderamente necesario? Varios medios de comunicación señalan a otros que han decidido hacer del sensacionalismo su atracción perfecta de feria. Monetizar un asesinato jamás había parecido tan lícito al camuflarse éste bajo el turbio velo de "esto es información". Internet ha propiciado una manera todavía más sencilla de viralizar y propiciar el contenido, que podíamos encontrar con una sencilla búsqueda en el motor de Twitter o Facebook.

Cuando compartir puede incurrir en delito

Scotland Yard ha advertido de los peligros que encierra compartir dicho contenido en las redes sociales. Ya se han cerrado decenas de cuentas de usuarios en Twitter por haber animado a sus respectivos seguidores a visionar el vídeo de la ejecución de Foley. Y es que este hecho podría ser considerado como un crimen según advierte el cuerpo nacional de seguridad británico: "Nos gustaría recordar al público que visionar, descarcar o difundir material extremista en Reino Unido podría constituír una ofensa contra la legislación terrorista".

  • "Hemos estado y continuamos desactivando cuentas conforme descubrimos que han compartido este tipo de contenido gráfico. Gracias." - Dick Costolo, director de Twitter.
Control y respeto en las redes

YouTube y Twitter han comenzado a perseguir y a eliminar todo rastro de las crudas instantáneas del vídeo en el que ISIS acababa con la vida de James Foley. Los propios usuarios en Twitter han comenzado una campaña de respeto que cada vez cobra más fuerza y por la que se pide, ruega e incluso exige respeto a la familia del periodista, además de recordar los valores éticos tanto de la labor informativa de los medios como la de comunicar de los individuos. No olvidemos que la vida de otro rehén está en juego, presumiblemente la de Steven Sotloff, otro periodista desaparecido desde 2013. ¿Crees que debería penalizarse la difusión del vídeo difundido por el ISIS?

Fuente : The Guardian, CNN, The New York Post, Twitter, YouTube, Facebook, Find James Foley

Twitter

Mas actualidad en TwitterJavier Rodríguez cesado como Consejero de Sanidad tras atacar a Teresa Romero, Twitter reaciona

0 comentario
  • Por el momento no hay ningún comentario. ¡No dudes en ser el primero en dar tu punto de vista!
Las webs de meltygroup



















© 2016 meltygroupQuiénes somosContactoSeguirnosPublicidadCondiciones de utilización